Su trabajo está inspirado en rescatar el sentido y relucir el valor de la naturaleza, esa naturaleza que pocos ven, esa naturaleza escondida; enfatiza su exploración estética en lo que denomina “esos pequeños detalles”. En ese pequeño micro cosmos que habita paralelo a nuestro mundo, que está vivo y que pulsa, pulsa fuerte.

Su curiosidad incansable y la exploración profunda de las sensaciones, le llevan a poner la lupa en mundos diminutos, aromas, formas, texturas, sonidos y ritmos, dando voz y poniendo un macro a esa belleza honesta y

silenciosa que habita en paralelo a nuestra cotidianeidad y pasa desapercibida. La huella de las termitas que habitan la madera, la tela de las arañas que conquistan los rincones, que entraman su seda sutil como si fueran puertas a otros universos.

Hablar de habitaciones abandonadas siendo colonizadas por una realidad orgánica, por el musgo que se toma el brillo de los rincones , de las paredes corroídas por la humedad del tiempo, de los materiales que cuentan historias, y que son poesía en sí mismos.